Cómo diseñar para los niños

Cada 27 de abril se celebra el Día Mundial del Diseño. En 2018 el tema central fue la relación que tiene el diseño con los niños, un asunto que comenzó a discutirse en el evento del 2017 y que se consolida con la creación de esta guía creada a principios del 2108 en Helsinki, por más de 70 diseñadores, psicólogos, neurocientíficos, especialistas en cuidado de la salud, educadores y expertos en derechos de los niños.

PRINCIPIOS acerca de diseñar para los niños

Necesito un producto que no discrimine en características como género, edad, habilidad, lenguaje, origen étnico y estado socioeconómico. Mis padres, maestros, expertos y comunidades también les importa tu producto o servicio, así que inclúyelos en el proceso. Ten en mente que puedo usar tu producto, aunque incluso no haya sido diseñado para mí.

Dame las herramientas que necesito para adaptar tu producto o servicio a mis necesidades. Considera dónde me encuentro en mi desarrollo para que logre inspirarme y para que nutra mi crecimiento. Necesito apoyo para adquirir nuevas habilidades y ánimo para intentar.

Ayúdame a entender mi lugar y valor en el mundo. Necesito espacio para construir y expresar un más fuerte sentido de identidad. Me puedes ayudar a lograr esto involucrándome como colaborador (no solamente como consumidor). Quiero tener experiencias que sean valiosas para mí.

Asegúrate de proveerme de un modelo de comportamiento saludable. Un camino marcado o “salvavidas” que pueda decirme que algo es inseguro, y después evítame que lo haga fortaleciendo responsablemente mi alfabetización digital. Asegura que quien me cuide entienda esto también. Y no olvides que mis datos deben ser utilizados con el mayor respeto y cuidado.

Cuando uso tu producto o servicio, considera diferentes estados de ánimo, vistas y contextos para jugar. Soy activo, curioso y creativo, pero está bien que me ofrezcas un descanso y espacio para respirar. Fomenta tiempo interactivo y tranquilo.

Mi bienestar, vida social, juego, creatividad, auto expresión y aprendizaje pueden mejorar cuando colaboro y comparto con otros. Crea experiencias que me ayuden a construir relaciones y habilidades sociales con mis semejantes y con la comunidad.

Necesito experimentar, tomar riesgos y aprender de mis errores. Cuando haya errores, apóyame para que los yo los arregle. Favorece mi curiosidad, pero considera mis capacidades basadas en mi edad y mi desarrollo. Sé consciente del momento en que necesito aprender algo nuevo.

Considera todas las formas de comunicación y hazlas accesibles a todos. Los visuales pueden ayudarme a aprender, explorar, jugar e imaginar el futuro, pero recuerda que la edad, la aptitud, la cultura y el lenguaje pueden impactar también en la manera en que mis amigos y yo vamos a interactuar con tu producto o servicio.

Considera mis tipos de juego o de aprendizaje, libres y fijos, en tu diseño. Esta flexibilidad me permite escoger un camino personal y mantener oportunidades abiertas para mí. Espera que use tu producto en maneras no deseadas.

Debes de pasar tiempo conmigo, mis amigos y la gente encargada de cuidarme antes de diseñar un producto o servicio. Tenemos buenas ideas que podrían ayudarte. También asegúrate de hablar con gente que sea experta en mis necesidades.

Traducción: Marco Patiño

Aquí la versión original en inglés.